Una de nuestras bebidas espirituosas más consentidas es el Pox (se pronuncia Posh), un destilado de un fermento de panela y maíz originario de Chiapas. En su mayoría este producto proviene de las regiones de San Cristóbal de las Casas y San Juan Chamula, de la región Tzotzil.

El maíz es uno de los ingredientes más importantes para el Pox de la actualidad y tiene una relación con los mayas, pues en esta cultura representaba la fertilidad. De hecho de acuerdo al Popol Vuh, el famoso libro mítico, el maíz es la materia de la cual nace el hombre.

Del maíz al Pox y su relación más profunda con el Libro Sagrado de los Mayas

El Pox no es cualquier bebida alcohólica para esta importante cultura.

En el Libro Sagrado se narra que ocho deidades, entre ellas la Serpiente Emplumada, querían crear seres humanos con corazones y mentes que pudieran “llevar la cuenta de los días”. Los primeros intentos fueron un fracaso, pero estos dioses quedaron satisfechos cuando finalmente crearon humanos que podrían hablar usando maíz blanco y amarillo. La Creación de los Hombres según el Popol Vuh

“Nuestra historia de la creación nos enseña que los primeros abuelos de nuestra gente fueron hechos de maíz blanco y amarillo. El maíz es sagrado para nosotros porque nos conecta con nuestros antepasados. Alimenta nuestro espíritu al igual que a nuestros cuerpos”. Juana Batz Puac, maya quiche, contadora del tiempo.

Por lo anterior, el Pox no es cualquier bebida para los mayas. Era una conexión entre el mundo material y espiritual sobre la base de su cosmovisión, teniendo como beneficios la cura de males psicológicos o físicos.

“El pox viene de varias generaciones. Lo aprendes a elaborar porque cuando lo tomas, sacas los malos espíritus; para nosotros tiene un valor muy especial”, dice Javier Pérez, productor de maíz y maestro poxero de la marca Siglo Cero a Fundación Tortilla.

La consideran una medicina porque se curan con él. Quita estrés y quita tristeza. 

“Nosotros no vamos al médico, nuestra medicina es el pox o snich pox que sale de 60 a 62 grados y lo combinamos con ajo y miel para beber una copita cuando nos sentimos mal”.

Así pues, esta bebida espirituosa era y sigue siendo un brebaje curador recetado por terapeutas tradicionales entre los tzeltales y tzotziles de Chiapas (j’ilol) durante ritos y ceremonias religiosas.

Te invitamos a adentrarte en este espíritu místico probando las variedades que Espíritus Místicos tiene en exclusiva para ti Espíritus Místicos / Pox